Quote by Golden Dike, Loyola tiene un jugador espanol de oro

22/11/2019

Una buena receta para construir un equipo de mid-major de éxito consiste en dirigirse hacia el reclutamiento internacional. Davidson sigue haciéndolo desde una vida entera. Gonzaga ha abierto y explorado pautas que nadie antes había considerado. Saint Mary’s debe su recién éxito a sus australianos. Loyola – el equipo de Baltimora, Maryland – ha aprendido la lección y ha dado vida a un nuevo curso que habla español y que podría llevarlo a escalar las posiciones de la Patriot League.

Ivo Simović, uno de los ayudantes de Tavaras Hardy, ha acertado el premio gordo cuando ha convencido a Santi Aldama a unirse a los Greyhounds. Maestro (y ganador) de los últimos Europeos Sub 18, el ex de los Canterbury Lions, tras una operación a la rodilla, al momento no está jugando y no se sabe cuándo pueda volver a hacerlo ya que los tiempos de rehabilitación siguen inciertos. A pesar de sus modos delicados y su cara siempre sonriente, el joven no disimula el entusiasmo de sus 18 años y ya no ve la hora de volver a la cancha. La cautela del equipo técnico de Loyola, sin embargo, es máxima y todos saben que la prioridad es la completa recuperación del jugador. No queda más que esperar para ver si Aldama puede debutar en la NCAA en esta temporada o si debe esperar hasta la próxima temporada.

Golden Dike y Santi Aldama

Golden Dike y Santi Aldama

Aldama no es pero el único español que puede revelarse una verdadero “robo” en esa conference. Golden Dike ha bautizado su debut como titular (y delante de su nuevo público) con una prueba muy solida: 18 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 2 robos en 41 minutos en la victoria en la prórroga contra Fairfield (84-75).

 

208 centímetros de altura por 113 de peso: chavales tan gruesos y tan atléticos no son muy comunes en las conferencias de este nivel y aun menos entre los freshmen. El ex jugador del Real Madrid ya está listo para ser una presencia difícil de gestionar tanto en la pista ofensiva como en la difensiva. El aspecto que nos debe preocupar más es sin embargo el hecho de que solo puede mejorar. Y mucho.

Pasando de Europa a EEUU, Golden ha debido enfrentarse enseguida con las diferencias de estilo típicas para quienes procede del Viejo Continente: “Aquí el juego es mucho más rápido y físico. Hay más atletismo y menos CI”. Condición ideal para un jugador como él, ya que a nivel físico sabe ser dominante y a nivel intelectivo tiene algunos ases bajos la manga.

Dike no es solo un jugador de estancia muy grande y el partido contra Fairfield ha dejado intuir claramente un buen potencial como pasador: como pivot, de hecho, es capaz no solo de sacar el balón afuera sino también de pasarlo a los compañeros con líneas de pases no convencionales para un jugador de su función (en el partido contra George Mason, las asistencias fueron nada menos que 5). Algo que probablemente no se había visto bastante de frecuente y que había pasado un poco desapercibido. “En España quizás no he mostrado todo mi potencial y mi CI, pero de todas formas ayudaba a mi equipo en la fase difensiva” dice él.

En cuanto a los defectos, en cambio, el tiro es un aspecto que debe seguir trabajando mucho: “Trabajo mucho sobre mis finalizaciones a la canasta, incluso los tiros de la media y larga distancia. En este tipo de baloncesto, si estás libres debes meter canasta y si la mete puedes jugar a un nivel alto”. Las debilidades se asoman en particular en los tiros libres: no es un caso, de hecho, si el día después del partido contra Fairfield, él se entrenaba separado de sus compañeros, tirando libres tras libres bajo la supervisión de Simović.

 

Contra los Stags, en algún momento, un aficionado del equipo rival gritó a todo pulmón “hack-a-Dike” en el final del partido. Y no del todo sin motivos. En aquel partido, Dike había metido 6/11 en los tiros libres. En el siguiente, contra GMU, 2/13. “Mi mecánica de tiro es bastante buena pero, como dice coach Ivo, cuando traigo la mano arriba debo intentar ponerla siempre en la misma posición. Cuando arregle este detalle, probablemente tendré un buen tiro”.

Fuera de la cancha, Dike es muy extrovertido en presencia de sus compañeros de equipo mientras que delante de los adultos se muestra más serio (e incluso tímido). Pero no con Simović, con el que tiene una relación muy abierta y franca. El merito va al coach serbo, un tío que sabe ser autoritario sin pero caer en esas formalidades entre jugadores y entrenadores. Se deja llamar Ivo por sus jugadores y esto es suficiente para él. Entre Simović, Dike y Aldama es fácil notar desde el exterior unas “buenas vibraciones” procedentes de la manera en la que interactúan entre ellos, en la forma en la que uno se dirige hacia el otro, bromeando o simplemente con un simple gesto.

Golden Dike y Ivo Simovic

La inclusión de los dos españoles en el equipo de Loyola – no solo en el contexto del baloncesto – está procediendo sin problemas. Dike dice ser sorprendido del hecho de que “todos son muy amables con Santi y conmigo, y todos intentan ayudarnos porque saben que somos extranjeros, que esta no es nuestra cultura y no es nuestro idioma. Todos nuestros colegas universitarios están entusiasmados con nosotros y quieren vernos jugar”.

El entorno, sin dudas, les ayuda. Loyola es una universidad pequeña (alrededor 6 mil estudiantes) pero rica, con un campus muy bonito, una bombonera serena y elegante rodeada por el verde. Durante los partidos las gradas nunca están completamente al tope – por lo menos hasta ahora – pero se inspira una sana aire a mid-major, un atmósfera típica estadounidense que sabe a familia alargada y que, gracias a sus alumnos, se calienta cuando las cosas se ponen duras.

Loyola University Maryland

El español procede de una grande cantera pero ha querido esta experiencia en el college con mucha fuerza, mostrando la justa obstinación para alcanzar el objetivo y para acceder con una buena nota el SAT: “A nadie le gusta estudiar; claro, quieres aprender cosas, pero no estando horas delante de los libros. Sin embargo, debo hacerlo para estar seguro de que podré tener un futuro tras el baloncesto o incluso tras una lesión”.

Todos esperan que Golden Dike cumpla pasos decisivos en la cancha con respecto a su madurez. Fuera de la cancha, pero, este desarrollo ya está apareciendo.

(Traduzione di Isabella Agostinelli)

TAG: